La tentation de nier le monde extérieur

NE JAMAIS PROFITER DE L'ÉLAN ACQUIS

2 notes

… Y su delicadeza ofendía. ¿Quién va a querer una puta delicada? Claude te pedía incluso que volvieses la cara, cuando se ponía en cuclillas sobre el bidet. ¡Todo mal! Cuando un hombre está ardiendo de pasión, quiere ver las cosas; quiere verlo todo, verlas orinar incluso. Y, aunque es magnífico saber que una mujer tiene inteligencia, la literatura procedente del frío cadáver de una puta es lo último que se debe servir en la cama. Germaine estaba en lo cierto: era ignorante y sensual, se entregaba al trabajo con todo su corazón y con toda su alma. Era una puta de los pies a la cabeza… ¡y ésa era su virtud!

Henry Miller

Trópico de cáncer

0 notes

quericoelmambo asked: ... podríamos ensuciarnos las bocas como aquella vez.

Quiero todo en mi boca